¿Te olvidaste sacar la basura hoy?

Es más que seguro que esto te ha pasado en algún momento de tu vida, este simple hecho de olvidar botar la basura de nuestra casa trajo algunas molestias como:

  • Reclamos,
  • Mosquitos,
  • Mal olor,
  • No saber dónde tener esta basura,
  • Incomodidad, etc.

Tú más que nadie sabes que consecuencias trajo ese olvido de deshacerse de “basura”, es imposible vivir en casa llenos de la pestilente suciedad de la basura.

Ahora que estamos claros en esto, vamos a examinar la “basura de pensamientos que tenemos”, ¿cómo podemos vivir con pensamientos basura en nuestra vida?, varias veces hemos dicho – Amén, amén cuando escuchamos el versículo Romanos 12:2, pero cuánto nos cuesta ponerlo en acción.

Romanos 12:2

No os adaptéis al mundo, sino sed transformados por la renovación de la mente, para que comprobéis cuál es la voluntad de Dios: Lo bueno, lo aceptable y lo perfecto.

Renovar significa cambiar, eliminar lo viejo y colocar algo nuevo, algo mejor, ahora examina qué tipo de pensamientos tienes diariamente y cuántos de estos no vale la pena tenerlos guardados en nuestra mente (casa). Te preguntarás ¿cómo identifico si mis pensamientos son buenos o son basura?, una manera rápida es analizar si estos son como dice el versículo:

  1. Buenos
  2. Agradables
  3. Perfectos

Lo que pensamos debe ser pesado y filtrado por estos tres puntos, si no lo cumple no debe estar en nuestra mente y debemos tirarlos a la basura y no permitir que nuestra casa (templo del Espíritu Santo) huela mal.

 

Deja un comentario

Ir arriba